Aproximación al miedo I.

Tómate unos segundos para reflexionar:

¿Cómo estás últimamente? ¿Eres feliz? ¿Estás contento con la vida que llevas? ¿Sientes malestar continuamente? ¿Estás enfadado? ¿Cómo está el clima en tu cabeza?

¿Pasas mucho tiempo dándole vueltas a algo? ¿Estás exigiendo más de lo que puedes o quieres dar? ¿Te premias cuando las cosas te salen bien? ¿Te castigas cuando crees que te has equivocado?

¿Te conoces bien? ¿Conoces cuáles son tus aliados?

¿A qué tienes miedo?

 

Ahora que te has parado a pensar en ello te pregunto de nuevo:

¿Hay algo que quieras cambiar?

¿Cómo has pensado hacerlo?

¿Qué te impide realizar ese cambio?

¿Aparece de nuevo el miedo?

 

El miedo se define como la sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario.

¿Te paraliza el miedo que sientes?

¿Te impide alcanzar objetivos que deseas?

¿Te atrapa en una zona que, aunque cómoda, no te hace feliz?

¿Te hace dudar de tus capacidades para hacerle frente?

 

Todos tenemos varios enemigos dentro, uno de los más debilitantes para nuestros sueños y concepto que tenemos sobre nosotros mismos es, precisamente, vivir tras el miedo.

Hemos hablado otras veces de ello: miedo al que dirán, miedo a equivocarnos, miedo a no encajar, miedo a perder algo, miedo a no ser suficiente, miedo a ser insignificantes, miedo a…

Estamos acostumbrados a tener miedo a todo lo anterior pero… ¿y el miedo a no ser nunca lo que deseamos ser? ¿estar donde realmente queremos/necesitamos/deseamos estar? ¿Dónde quedamos nosotros?

 

¡Me perdonaréis tanta pregunta!

Seguro que entre todos, algún día, encontramos la forma de ser un poco más libres.

De volar un poco más alto.

 

¡Nos leemos pronto!

 

 

 

Deja un comentario