El criticón que llevas dentro

¿Te has parado a escuchar tu voz interna? ¿Qué te dice? ¿Utiliza insultos? ¿Te menosprecia? ¿Infravalora? ¿Qué tono utiliza? ¿Está enfadada? ¿Rabiosa? ¿Qué quiere conseguir? ¿Qué consigue?

Como hemos hablado alguna vez, todos tenemos un discurso interno. Son todos esos pensamientos que, de forma automática, nos vienen a la mente ante ciertas situaciones.
Este discurso suele orientarnos a un objetivo. Pretende que consigamos algo.

A veces ese algo, ese objetivo que nuestra voz crítica nos exige es algo positivo para nosotros. Pero muchas otras, no tiene ninguna objetividad. Nos pide cosas imposibles… y nos destroza.

Sea objetivo o no, el tono que usa nuestro criticón interior nos hace daño. Nos insultamos: “eres imbécil”, “eres un fracaso”… nos comparamos: “a fulanito le va mejor, ni para esto sirves”. Nos machacamos con “no vas a conseguirlo”, “para ti es imposible”… ¿Ves el daño que nos hace?

En consulta, solemos trabajar la observación de este discurso dañino de dos formas en un primer momento:
1) De la forma en la que te hablas ¿hablarías a otra persona a la que respetes? ¿te atreverías a hablarle así a alguien?
2) Si alguien a quien quieres se habla como lo haces tú: ¿Qué le dirías? ¿Qué consejo darías? ¿Usarías ese tono?

La conclusión a la primera suele ser que bajo ningún concepto le hablarían así a nadie. Con la segunda parte conseguimos buscar una sinceridad objetiva, justa y compasiva.

La realidad es que a veces, somos nuestro principal problema. ¿Cómo podemos afrontar situaciones complicadas si nos tratamos así?
Si a todas las cosas que son o no salen como esperábamos las llamamos errores y nos sentimos unos fracasados ¿qué pretendemos conseguir?

Muchas veces desde que nos levantamos hasta la hora de dormir estamos juzgándonos, exigiendo, criticando, gritando e insultándonos…
Y estamos tan acostumbrados a ello que a veces no somos conscientes de esta rutina ni de sus terribles consecuencias.

Os invito a hacer un ejercicio de registro:

Describe la situación
¿Qué he pensado? / ¿Cómo me he hablado?
¿Cómo me he sentido?
¿Qué he hecho?
Malestar de 0-10 que me ha producido toda esta secuencia.

Los/as psicólogos/as tenemos herramientas suficientes para enseñaros a hablaros de otra forma. A que vuestra voz interior sea mucho más sana, útil, objetiva y alejada de la exageración.

¿Te habías propuesto algún cambio para este 2017? ¿Qué te parece este?

Deja un comentario