Te perdono

Hola, te escribo porque necesito decirte esto, más que por ti es por mí.

Antes no me permitía perdonarte, más que nada porque simplemente no era capaz de perdonarme a mí mismo. Sé que soy una persona con muchos defectos y muchas virtudes.

 

También sé que contigo cometí muchos errores aunque tú tampoco estas exento de los tuyos.

 

Sé perfectamente los errores que llegue a cometer y por eso creo que ahora es más fácil ver algunas cosas. Sé que cuando comenzamos por primera vez, aunque hay que reconocer que poner los cuernos a alguien no es algo bueno, el que tú ya llevaras unos cuantos tampoco es tan malo lo que le hiciste, erré al no poner los huevos sobre la mesa. ¿A que me refiero con esto? Ojalá me hubiera querido un poco. Tendría que haberte puesto contra las cuerdas, tan simple como decir “el o yo”

 

La verdad es que era más “fácil” tenerte aunque fuera a medias, porque corría el riesgo de perderte si te obligaba a elegir. Ahí reconozco mi error, y tal vez pudiéramos hoy estar juntos, o quizá no.

Después cuando “volvimos” volví a errar al no querer perderte de nuevo y reconozco que me volví demasiado pesado, y empecé a autodestruirme…

 

En cuanto a ti, creo que tu error, fue el no valorarme como debías haberlo hecho si realmente era tan importante para ti,  sobretodo cuando aún estabas con él y no tener las suficientes narices como para haberlo dejado antes.

 
Cuando “volvimos” no tendrías que haberme dicho que si… teniendo tantas dudas en la cabeza. Hubiese preferido un rechazo y seguramente hoy podríamos ser amigos, que era lo único bueno que teníamos, y no hacer todo lo que hiciste, que aunque fue poco, fue bastante doloroso. Y algo que realmente no me esperaba, fue que no fueras lo suficientemente responsable como para preocuparte por mí en ningún momento. Esa parte fue de las que más me decepciono de ti. En ese momento vi que hacías lo mismo con todos los problemas, huir de ellos.

 
Bueno, creo que esto es lo que ambos hicimos y no hay razones para odiarte o no perdonarte. Si llegué a odiarte fue por el hecho de ver que conseguiste volver a rehacer tu vida tan pronto y yo no fui capaz hasta hace dos meses. Sé que eso es normal en alguien que esta despechado, pero no es justo porque al fin y al cabo tú estabas soltero y podías hacerlo perfectamente, por eso me disculpo.

Con esta carta solo espero que sepas lo que pienso y lo que he reflexionado durante este año entero.
Solo me queda una duda por saber, ¿Qué es lo que fui para ti? Me gustaría una respuesta sincera. De la misma forma que sé que no tiene sentido pensar en ello ahora.

No espero que volvamos a tener contacto o que volvamos a tener una amistad, aunque tampoco lo descarto, eso ya no depende de mí, solo quería decirte lo que he ido reflexionando durante todo este tiempo y decirte que te perdono.

Espero que todo te vaya bien, y que este chico te de lo que yo no supe darte.

Deja un comentario