Día 2.

¡Buenos días personas bonitas!

¿Cómo lo estáis llevando?

Yo ayer me propuse 4 objetivos en la orden del día:

  1. Estar con mis hijos y atender sus necesidades. Cumplido.
  2. Grabar una meditación formal de tres minutos y subirla a la web. Sin cumplir.
  3. Hacer un poco de ejercicio. Por la mañana a primera hora me dije: 1 hora. Al mediodía me conformaba con 40 minutos. A media tarde me dije que con 20 minutitos sería más que suficiente. A la hora de irme a dormir, me felicité sinceramente por haberme lavado los dientes tras cada comida los minutos reglamentarios. Quien tenga hijxs pequeñxs me entiende seguro.
  4. Leer 10 páginas de temario de máster. Por la noche me felicité de nuevo por haber sido capaz de encontrar las fotocopias que hice el viernes, pensar en que menos mal que las había hecho y alegrarme muchísimo por haber comprado también los subrayadores.

Ya ves que me pasa lo que a todas: que no me da la vida, por más que lo pretenda.

La idea de esta iniciativa era generar bienestar, no añadir exigencia, así que en base en mi experiencia y la de todas las personas que me han dado feedback reduciré “los deberes del día” a 1 y, si puedo, alguna propuesta de actividad infantil.

Lo que también me sucedió ayer fue que recibí docenas de memes por WhatsApp. ¿Quién no, verdad?

Uno de ellos era lo de la escoba. ¿Lo has recibido?

Según el escrito, la NASA nos advertía que iba a tener lugar un acontecimiento histórico que no se volvería a repetir en 3.500 años. 3.500 son muchísimos, chicxs. La historia era que si colocabas una escoba recta, sin sujetarla por ningún lado, esta se aguantaba de pie.

Obviamente, una que es de ciencias tenía que comprobarlo y sí, se aguantó sola “por la fuerza de los ejes”.

¿Qué hice? evidentemente, re-enviar a todxs que, a su vez, hicieron el experimento en casa.

35 años de vida y no sabía que las escobas tuvieran esos poderes. Promesa de al levantarnos esta mañana comprobar si se mantenía en pie o no y buenas noches.

¡Ojo, spolier!

Se sujeta siempre. Me lo ha dicho mi cuñada esta mañana. Se ha roto la magia antes de bajar de la cama. La vida adulta es muy injusta a veces, ¿qué quieres que te diga?

A lo que iba, ¡que me lío!

Pensando en la cantidad de tonterías que intercambiamos a lo largo del día y de la cantidad de llamadas de grupo que hacemos, te propongo:

  • Elige tres personas (si son más, perfecto).
  • Llámalas/mándales un mensaje/ haz señales de humo o envía paloma mensajera con un mensaje de reconocimiento para ellas. El mensaje debe decir: gracias por [inserta tu motivo de gratitud] y si quieres un ¡te quiero!

¿Te apuntas?

Deja un comentario